Pictografías más antiguas de Cuba

La cueva de Seboruco se encuentra en el municipio holguinero de Mayarí, específicamente en Farallones de Seboruco. En esta caverna se hallan unas pictografías que se estima que sean unas de las más antiguas de Cuba, ya que los aborígenes que habitaron ese lugar pertenecían al grupo cultural cazadores, que son de los primeros grupos que ocuparon la isla. En una cueva muy cerca de allí, nombrada Farallones de Levisa, se encontraron restos arqueológicos, y se fecharon mediante la prueba de carbono 14, y resultó que tenían una antigüedad de más de 6 mil años, y como las mismas personas que habitaron ese lugar habitaron también en la cueva de Seboruco se piensa que las pictografías deben estar aproximadamente con este fechado.

Las pictografías son de color negro, hechas con carbón vegetal ligado con agua o grasa, y representan dibujos laberínticos. No se tienen fotos de las mismas ya que se encuentran en un estado muy deteriorado, no son casi visibles. Estas fueron descubiertas por el arqueólogo Milton Pino en el año 1963, a partir de ahí se empezaron los estudios en esta cueva tanto a las pictografías como a los restos arqueológicos que allí se hallaban. Pino fue el descubridor de dos de estas pinturas, y con posterioridad el arqueólogo Jorge Febles, en la década del 80, descubrió una tercera pictografía que al parecer simulaba un hacha enmangada. En esta cueva se han realizado excavaciones arqueológicas por el Departamento de Antropología de La Habana, por el Departamento Centro-Oriental de Arqueología de Holguín, y excavaciones conjuntas con arqueólogos de Alemania y Polonia. Por su importancia histórica y arqueológica la cueva de Seboruco es Monumento Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *